jueves, 15 de diciembre de 2005

SALSA Y NOSTALGIA

Por estos días se ha dado cierta discusión, aunque de baja intensidad, debo admitirlo, sobre un tema recurrente en Cali: Cuál es mejor, si la llamada “salsa vieja” o clásica, o la “nueva salsa” (si es que esto ultimo existe)? En realidad tal debate es viejo, pero ahora reverdece por cierta protesta de algunos salseros que rechazan la contratación para la Feria de Cali de veteranos artistas de la salsa como Johnny Pacheco, el Gran Combo y la Sonora Ponceña, entre otros, por considerarlos obsoletos y de repertorio desactualizado.

Sin embargo, esta controversia merece ser analizada desde un contexto claro: Cali dejó de ser, desde hace varios años y por muchas razones, la Capital de la Salsa, como se la bautizó hace unas décadas atrás gracias al predominio absoluto de este genero musical que, mas que eso, pasó a ser una especie de estilo de vida, de rasgo cultural y de sello de identificación de esta ciudad. Bajo el embate de una salsa anodina, primero, y por la invasión de géneros musicales extraños a la idiosincrasia caleña, como el merengue dominicano, el vallenato llorón (rancherato, que llaman) y, finalmente, el detestable reggeaton, lo que menos se escucha en Cali, hoy por hoy, es la salsa. Y la que por ahí se oye, o es una deformación alambicada, o es una repetición inmutable de algunos temas viejos que, aunque populares, no son necesariamente los mejores del genero salsero.

Entonces, cabe preguntarse si, desde esta lamentable perspectiva, es valido afirmar que en Cali estamos cansados de oír a los mismos con las mismas. Para resolver la cuestión, bien podríamos echar una ojeada breve al pasado de la salsa y entender como llegó a nuestros lares este vibrante ritmo musical que por años nos ha llenado el corazón de gozo inigualable. Inicialmente, debe aclararse que para muchos estudiosos del tema la salsa no es un ritmo o un genero musical definido, sino el producto de una amalgama de muchos ritmos y géneros, algunos antiguos como la guaracha, la pachanga y el son montuno, formada a partir del acoplamiento de esta música afrocubana con tendencias musicales mas modernas como el jazz, el blue, el twist y el mismo rock.

Igualmente se considera que la génesis de la salsa se dio en el corazón mismo de Nueva York, en el Bronx, en Brooklyn, en el Harlem hispano, lugares en donde se asentaron las primeras oleadas migratorias latinas, especialmente cubanos y puertorriqueños, llegados a la Gran Manzana a finales de los años 50 y comienzos de los 60. Fue allí, bajo el influjo de la nostalgia, que se empezaron a formar los sextetos y las charangas que, comenzando los 70, terminaron fundiéndose en las grandes agrupaciones salseras bajo la batuta de personajes como Johny Pacheco, Ray Barreto, Tito Puente, etc.

Sin embargo, la incipiente sonoridad era una música relegada al más puro corazón de la barriada, a las esquinas azarosamente pobladas de inmigrantes, a los apartamentos abigarrados en los ghetos puertorriqueños, a los puertos, a las fábricas. Y al final, nadie logra saber como se fusionó esto con aquello, resultando un ritmo pegajoso, sonoro y, sobre todo, conectado en sus acordes y letras con la necesidad de esa creciente comunidad desarraigada de apegarse a algo propio, a sus raíces, a algo similar a los ritmos autóctonos de las tierras dejadas atrás. Por ello, solo cuando Pacheco y Masucci, esa extraña pero efectiva sociedad de un dominicano y un judío italiano, de un músico y un abogado de divorcios, decidieron organizar una empresa discográfica en torno a toda esa camada de extraordinarios músicos que brotaban por doquier, fue que surgió el término “salsa”.

Y vinieron cosas extraordinarias: Primero, el concierto inicial en el vetusto local de Ralph Mercado el 26 de agosto de 1.971, que, abarrotado de gente delirante, marcó el inicio oficial de un ritmo que, aunque ya se escuchaba y bailaba en las calles de los barrios latinos, ahora salía a luz bajo la conjunción de extraordinarios y versátiles músicos y cantantes. En ese ya lejano día estuvieron en el escenario Richie Ray, Bobby Cruz, Willie Colón, Héctor Lavoe, Ray Barretto, Larry Harlow, Bobby Valentín, lsmael Miranda, Barry Rogers, Larry Spencer, Johnny Pacheco, Yomo Toro, Roberto Roena, Héctor "Bomberito" Zarzuela, Orestes Vilató, Adalberto Santiago, Santitos Colón, Pete "El Conde" Rodríguez, Roberto Rodríguez y Reinaldo Jorge, según nos cuenta el profesor Miguel Antonio Rodríguez. Después vino el concierto en el Yankee Stadium, para el que se anunció a la Típica 73, Mongo Santamaría, el Gran Combo de Puerto Rico y la Fania All Star. Cuando el presentador anunció a esta ultima la gente, en estampida, invadió el campo, por lo que el concierto se tuvo que suspender. Sin embargo, tanto la película como el disco, titulados Fania Live At The Yankee Stadium se vendieron como pan caliente, pese a que en realidad la Fania que allí aparece fue grabada en el concierto que se dio días después en el Coliseo Roberto Clemente de Puerto Rico. Estafa piadosa, lo llama el profesor Rodríguez. Y vinieron mas películas y mas discos, y la salsa se regó desde la misma N.Y. por todos el continente y, después, por el mundo entero.

Y precisamente, en medio de su auge, fue que la salsa llegó a Cali. Según cuenta el mismo Bobby Cruz, fue el empresario Eduardo Lozano quien, a cambio de Tito Puente, se arriesgó en 1.968 a traer a la Feria de Cali a dos estrellas en ascenso: Richie Ray y Bobby, que le habían dado un nuevo aire al viejo bogaloo y que andaban cocinando un ritmo nuevo: el jalajala. Fue la locura. También una enorme sorpresa oír ese vertiginoso ritmo en una ciudad aun provinciana que se contentaba con bailar en sus clubes sociales la música de Los Hispanos o Los Graduados, cuya música Andrés Caicedo llamaba con desprecio “el sonido paisa”. Y la masa de bailadores no fueron a los clubes, ni siquiera a los grilles. Se apretujaron en la caseta más grande, La María, a gozarse en vivo ese electrizante sonido, y allí, sencillamente, enloquecieron. A partir de este momento, la puerta quedó abierta para todas las estrellas salseras que venían a tocar con toda su fuerza y su bravura, con temas originales, recién salidos al mercado y con la misma calidad de sus grabaciones.

La salsa llego a Cali burlando la aduana de las casas disqueras locales, esquivando los filtros de los estudios de grabación, porque llegó en vivo y con los mejores. Al contrario de lo que pasa ahora, la gente primero escuchaba en directo la orquesta y después se recreaba con la música de las emisoras de salsa, que se ufanaban de traer su repertorio en "pasta americana" original desde la misma Nueva York, insigne fabrica salsera. Los conciertos o las presentaciones en caseta eran apoteósicos. Recuerdo con especial nostalgia a la Sonora Ponceña de la mitad de los 80 (recuerdan: "... de que callada manera se me acerca Ud. sonriendo...") y a Henry Fiol en su año de “Donde estará la melodía” y “Oriente”. Extraordinarios…

Pero, en honor a la verdad, el decaimiento de la salsa no es solamente un asunto en Cali, sino de carácter general. El desmantelamiento de la Fania, hacia finales de los años 80, la desbandada de los músicos en producciones independientes y, sobre todo, la intensa comercialización de las disqueras, apagó definitivamente el gusto por toda esa rutilante generación de músicos y cantantes y sus temas bravos. Aunque el fenómeno de Rubén Blades y su “salsa social” ("Siembra", con Willy Colón) logro revivir por algún tiempo la originalidad del genero, la decadencia definitiva llegó del brazo de la llamada “salsa rosa”, que empezaron a promover vocalistas de entraña salsera como Loui Ramírez y Ray de la Paz, la que después le dio paso a la “porno salsa” o “salsa catre”, representada por Eddie Santiago, Frankie Ruiz, Jerry Rivera, Rey Ruiz y otros por allí, que a base de publicidad desmedida, pinta de niñatos y letras almibaradas, cursis o de burda sensualidad, transformaron la salsa original en un esperpento que todavía nos atribula.

El surgimiento de orquestas autóctonas y de calidad, como Niche y Guayacán, y el auge temporal del “sonido cubano” de los Van Van, los Den Den, Isaac Delgado y otros, auspiciado por Gary Domínguez en su inolvidable “Taberna Latina”, logró retrasar la desaparición definitiva del gusto salsero en Cali. Pero la salsa de verdad desapareció de las emisoras y de la preferencia popular, bajo el arrollador influjo de las disqueras, mas interesadas en promover una salsa industrial, de sonido robotizado, sin matices, sin soneo, sin sabor para el bailador. Por ello, producciones brillantes como las de la Orquesta Mulenze, por ejemplo, son prácticamente desconocidas en la ciudad, relegadas a las salas de los coleccionistas o a la penumbra nostálgica de una que otra salsoteca que todavía subsiste en las barriadas.

Por todo esto, terciando en el debate que mencionábamos, diríamos que no tendría nada de malo que la anunciada visita de Johnny Pacheco, Richie Ray, Bobby Cruz, Rafael Ithier y otros “caballos” de la salsa, a pesar de su innegable ancianidad, de la opacidad de su voz, de su conocidísimo repertorio y de que seguramente no tocan ya con ellos muchos de sus músicos originales, nos vengan a dar un respiro, aunque sea pequeño, en medio de tanta mediocridad y tanta orfandad salsera.

Que, aunque fugaz, nos traigan con ellos el recuerdo del sonido de antes, para que, en alas de la nostalgia, se nos permita vivir el piadoso engaño de una Cali bailadora y salsera.

30 comentarios:

  1. Yo creo que para todo al publico, si hay algunos que nos gusta la salsa "vieja" pues a esos conciertos iremos (aunque yo no iria en epoca de feria) y pues como no me gusta la "nueva" pues ni modo no la escucho.
    Lo de cual es mejor, creo que no es relevante en este caso.

    ResponderEliminar
  2. Desafortunadamente Cali de salsa ya no tiene nada.

    Vallejarto, negretón, perrengue y porno salsa.

    Salsa de la de verdad ya no hay.

    Y encima d eso se viene encima laa squerosa feria de cali...

    ResponderEliminar
  3. Excelente crónica sobre la historia de la salsa. Yo solo conozco la punta del iceberg (Richie Ray, algo de la Fania, el gran combo, Ruben Blades, fruco y sus tesos...) y es innegable la calidad presente en esa salsa vieja respecto al bodrio romantiquero que ud tan bien llama "porno salsa". Veo muchos paralelismos entre lo que ud muestra y la historia del rock, (que ahora se volvió un salpicón de estilos y géneros sin trascendencia), y donde es más interesante ir a escuchar a los Dinosaurios (lease rolling stones y su nuevo albúm, el viejo Paul, Charly etc) que a los "niñitos" (nu-punk, nu-metal, nu bodrio). Que bueno que los blogs publicaran más crónicas de este estilo, y menos columnas de actualidad/análisis de la situación política Colombiana, que ya han saturado hasta la saciedad, estos "sublimes espacios de opinión".

    ResponderEliminar
  4. A mi me gusta la salsa de Willie Colon y Rubén Blades, tienen algo de mensaje a diferencia de la actual "perra mami perrea".
    UN SALUDO

    ResponderEliminar
  5. A Stirer:
    Como se dice por aca, entre gustos no hay disgustos. Sin embargo, como no soy un opinador imparcial, pues me atrevo a dar una opinion sobre cual es mejor y, desde ese punto de vista, la explicacion del porqué es relevante, al menos para mí. Además, fijese en la relatividad de lo que puede considerarse salsa vieja, pues temas de salsa catre vienen siendo producidos desde hace 15 años, mas o menos, por lo que a gente de esa generacion esa debe ser salsa vieja. Es un nuen tema para discutirlo en una tarde ocisosa, al calor de una cerveza fria y con salsa vieja de fondo. No le parece?

    ResponderEliminar
  6. he de decir que me le quito el sombrero ante este agno post, no sabe como me gustan los sonidos descritos anteriormente y desafortunadamente dejados atras hace ya un tiempo...

    ...y si, yo todavia quiero ir a Cali asi mucha gente trate de desanimarme

    ResponderEliminar
  7. El espcuchar Salsa en Cali era lo que me llamaba a ir a conocer esa ciudad, pero si, ya he escuchado y mucho esto... Ya Cali no es Salsa...y que triste es eso. yo solo hasta este año tuve la dicha de ver a ese par de mounstruos en escena Richie y Bobby... La Ponceña en la feria por lo menos le da sabor salsero a la misma

    ResponderEliminar
  8. A Saudade:
    Su comentario confirma mi diagnostico. Sin embargo, y con todo el declive del gusto por la salsa, Cali es el mejor lugar del pais para oir salsa vieja porque aun hay gente por aca que sabe bastante y se oyen discos extraordinarios. Saludos.

    ResponderEliminar
  9. A Ricardo:
    Coincido con Ud. en varias cosas: Sobre lo de la salsa, acerca de los cual ya me explique en el post; sobre la decadencia del rock, porque empece a oir hace muchos años y ahora no puedo ni soportarlo; sobre lo de los post de analisis, que es una triste lluvia sobre terreno mojadisimo. Por eso cada vez dan menos ganas de leer ciertos blogs, ademas de cada vez se parecen mas entre si.

    ResponderEliminar
  10. A Paog:
    Gracias por tu generoso comentario. Y si, como por ahi ya habia dicho, Cali es Cali y seguira siendolo, a pesar de su presente, por lo que no hay mehor lugar para venir a oir salsa de la buena, pues por aca hay todavia mucha gente que entiende y disfruta el ritmo. Si vienes, ojala asi sea, pues bienvenida.

    ResponderEliminar
  11. A Focault:
    A mi tambien, aunque la salsa de Blades, fijese, a pesar de hablar de reivindicaciones sociales y protestas contra el sistema, termino siendo una salsa intelectual y de salon que no caló, salvo las primeras producciones, en el gusto popular, como silo hizo la salsa vieja. Saludos

    ResponderEliminar
  12. A Stirer:
    Pues mientras Ud. siga por alla y yo por aca, va a ser muy dificil. Avise cuando venga, porque en las extranjas, ni modo.

    ResponderEliminar
  13. A gabrielgoldo:
    De acuerdo, pero aun quedan esperanzas de ver en escena a algunos de estos "caballos", cuyo solo estilo, a pesar de los años, conmueve el corazon del salsero.

    ResponderEliminar
  14. Estás bien documentado sobre el tema y te confieso que aprendí.
    De otro lado estoy contigo en mirar como un "respiro" dichas contrataciones.
    ¡De todas maneras, que lo disfruten en Cali, CALI ES CALI!!
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  15. Muy buen post para los amantes de la música como yo.

    ResponderEliminar
  16. A Lully:
    Y yo disfrute escribiendolo. Definitvamente la salsa da para eso y mucho mas. Gracias por tu comentario y por tu visita. Saludos desde Cali.

    ResponderEliminar
  17. A Ernesto:
    Gracias por tu mensaje y tu visita. saludos desde Cali

    ResponderEliminar
  18. que tal vopa,

    muy buen post de una de las musicas mas inteligentes y sabrosas y aunque las etiquetas como 'salsa' sean cada vez mas difusas, inexactas y prescindibles -pero sirven para conversar-. Hay una cronica condensada pero completa de la historia de la salsa en http://www.plataforma.uchile.cl/fg/semestre2/_2003/musica/modulo3/clase4/doc/salsa_2.doc que vale la pena echarle un ojo.

    El enlace en los blogs recomendados fue corregido, por cierto.

    Saludos Vopa
    -y siga con el tumbao-

    ResponderEliminar
  19. A David Medina:
    Muchas gracias por tu visita y obviamente por tu recomenadacion en blogsColombia. Sobre la paginaqueme recomiendas, como dice H. Lavoe, "y po'allá voy a milal". Saludos desde Cali

    ResponderEliminar
  20. ¿Qué hay mejor ahora que esos que llaman caballos de la salsa? Déjenme las flores que pintó en mi camisa la Sonora Ponceña.
    Frente a "Que viva la música" está "Que viva el chucuchú" de Rafael España.
    Pero me quedo con la salsa.
    ¿No estás siendo muy pesimista, como si se estuviera asistiendo al velorio de la salsa?

    ResponderEliminar
  21. Es la primera vez que paso por aquí y déjeme decirle y déjeme decirle que me encantó su relato y su análisis sobre la salsa. Yo no soy gran fan y poco sé del ritmo, le agradezco de paso por ilustrarme un poco, pero disfruto de verdad del ritmo. De los que usted mencionó me encanta la música de aquellos que caen en "salsa vieja" y es lamentable como los desagradables nuevos géneros o como sea que se puedan llamar esas cosas envíen la buena música a un segundo plano. Qué mal que Cali ya no sea la capital de la salsa, me hubiera encantado visitar una ciudad con ese título.

    ResponderEliminar
  22. A Julio Suarez:
    Completamente de acuerdo con Ud. Si uno escoge entre oir una salsa vieja, por vieja que sea, frente a una nueva, siempre saldra ganando. Bueno, no quiero sonar pesimista, pero la realidad, que es terca, obliga. La salsa de verdad, la dura, la brava, esta en franco retroceso y no veo perspectivas muy halagueñas enel futuro. Ud. si?

    ResponderEliminar
  23. A POL:
    Bueno, aunque Cali ya no sea la ciudad salsera de antes, aun se escucha muy buena salsa y sepuede hablar con gente que sabe mucho, con historias siempre interesantes. Por eso, de la Feria se destaca el encuentro de melomanos y coleccionistas, en donde uno puede comprar musica, libros o simplemente deleitarse con temas de salsa que nunca jamas podras oir en una emisora o en una discoteca. Saludos y gracias por tu visita y tu comentario.

    ResponderEliminar
  24. bueno como calena debo admitir que cuando veo que en cali la salsa apesar de que sigue sonando un poco no pega como antes... no es lo mismo... ya que todos estos generos nuevos como el reggaeton el vallenato se han fortalecido tambien... yo seguire escuchando al salsa vieja! y bueno tambien alguna de la nueva, para mi no toda es mala, pero ojala algun dia podamos sentir en cali ese gusto por la salsa por el cual se nos reconoce!!

    ResponderEliminar
  25. Me encanta la salsa vieja, si se llama de esa forma

    ResponderEliminar
  26. exelente articulo, soy de uruguay, me llamo carlos fernandez y cante 17 años en bandas tropicales de mi pais, grupo latino, maracaibo etc que emulan a los grupos o combos de centroamerica ( con notoria diferencia claro esta)y actualmente soy compositor de este estilo para varias orquestas y canto en un mariachi. no se puede menospreciar un artista por su edad, el vino es exelente con el tiempo, yo tengo 39 años y me muero por estos señores, hace 2 años gane un premio importante y me fui a miami y espere 6 horas para ver el gran combo. en el arte...no existe lo nuevo o lo viejo, existe la calidad o la mediocridad. un abrazo

    ResponderEliminar
  27. Muy bueno su artículo, pero aunque se venga cacareando que Cali ya no es la otrora capital mundial de la salsa, habemos muchos salseros, melómanos y coleccionistas que nos resistimos a dejar morir nuestro ritmo insignia. Muchas cosas en Cali giran alrededor de la salsa. Mire por ejemplo Oscar Cardoso del Parque de la Música, cada encuentro de Melomanos y coleccionistas nos deja boquiabiertos con la presentación de orquestas fenomenales que nadie sabe que existen en Cali y en otras regiones del país. Nos deja perplejos al mostrarnos que no sólo en Cali sino en toda Colombia se adora, se idolatra pero sobre todo se disfruta la salsa, por eso vienen coleccionistas de diferentes regiones del país y de otros paises del mundo. Eso del parque de la musica se ha ido convirtiendo en una verdadera bola de nieve, ya disqueras de otros paises han empezado a venir a participar, orquestas internacionales quieren venir a hacer el lanzamiento de sus nuevos trabajos, conferencistas, foristas y coleccionistas de diferentes lugares del mundo vienen a participar, todo porqué, porque todo gira alrededor de la salsa y por más que sea un espectáculo fenomenal sigue siendo gratuito para todo el pueblo caleño y visitante. Cali es y deberá seguir siendo la gran capital de la salsa, lo que pasa es que hay que hacer algo de bulla, decir, contarle a todo el mundo lo que se está haciendo en Cali por la salsa, mostrarle la gran cantidad de orquestas que viene empujando de abajo hacia arriba en el tema de la salsa, el proyecto de construir museos, salsa de conferencia, academias de bailairnes de salsa (que entre otras tenemos en Cali a los campeones mundiales de bailarines de salsa, la red de programas radiales y de televisión de salsa, etc, etc, etc.

    Cali rescatará su calificativo de CAPITAL MUNDIAL DE LA SALSA

    ResponderEliminar
  28. Bueno, apenas ahora vine a dar con este blog y me parecio excelente. Triste realidad... si, y como caleña q soy y a pesar de q apenas tengo 18 años lo reconozco xq he tenido la fortuna de escuchar y conocer la mejor salsa, esa q algunos llaman vieja y q para mi es la verdadera salsa. Lo q hoy esta de furor no se le puede llamar salsa... no para mi. Se lo q es sentir tu cuerpo vibrar de emocion, q tu corazon lata y lata cada vez mas fuerte, q tu piel se erize y q tus pies no puedan evitar moverse al ritmo de la verdadera salsa. Se q no hay buen futuro para la salsa al paso q vamos, pero asimismo se q mientras existan personas q aun la vivan con pasion profunda nunca morira... vivira eternamente.

    ResponderEliminar
  29. BUenas tardes,lei algunos comentarios y la verdad son bastante acertados,soy caleño,tengo algo mas de 4 decadas,siempre he sido y sere salsero,en cali no salia de las salsotecas,siempre han sido mis sitios preferidos para escuchar salsa y vacilar.Soy coleccionista de videos salseros,por eso aprendi en cali acerca de la vida de muchos musicos,aprendes mas viendo que escuchando,con un grupo de amigos discutiamos acerca de que si cali era o no era la capital mundial de la salsa,saben? siempre dije,digo y dire ahora mas que nunca que cali no lo es,nunca lo a sido,por eso discutia con mis amigos de trasnochada y de rumbas de casas,las recuerdan? se bebia y se bailaba hasta el amanecer y un poquito mas,alli hablabamos sentados junto a un botello ese tema,mis amigos se disgustaban mucho conmigo,pero les decia lo mismo,que musico caleño saca la cara por la salsa de nuestra cali??? ninguno !!!.
    Que orquesta saca la cara por la salsa caleña? ninguna !!!Que comerciante se abra inventado eso de que cali es la capital mundial de la salsa? una capital sin embajadores,una capital llena de lindas nostalgias,eso es mi cali.
    Digo todo esto porque ahora vivo en puerto rico,imaginense,junto a la gente que nos hizo amanecer parados en una esquina bebiendo y llorando borrachos al escuchar uno de sus temas,aqui me di cuenta que cali es una linda ciudad llena de ilusiones y de fantasias,bonitas fantasias salseras,pero nada mas,cuando hablo con musicos boricuas me dicen que les encanta cali,que cali es un paraiso para ellos,que los caleños somos hermanos de los boricuas,que ir a cali es una gran experiencia para ellos,en fin..mil apelativos y mil voces de agradeciemto hacia nosotros los caleños,por eso les doy mi agradeciemiento,bueno,estoy hablando todo lo que dicen los musicos boricuas de cali,pero y de la salsa caleña que dicen?
    facil,nada,y saben otra vez porque? porque en cali no hay salsa !!!
    Larry Harlow dijo;""Con dos maestros en cali,eso se arregla""
    El pequeño y gran problema es que en cali no hay maestros,nadie puede enseñar lo que no sabe,musica enseñan un millon de personas,pero a hacer salsa quien enseña en cali?
    Seria bueno llevar maestros para que les den talleres a los musicos salseros caleños,seria un buen comienzo.
    Me despido amigos y amigas,el tema es bien extenso,las cosas que e aprendido de la salsa aqui son innumerables,despues las comparto con ustedes,ahora voy a cocinar un arrocito con habichuelas y un jugo de parcha--Traduccion:arroz con frijoles y jugo de maracuya !!
    Con afecto:Ñeco Reyes

    ResponderEliminar