viernes, 30 de septiembre de 2005

EL MIO: La ciudad contra los ciudadanos

Las grandes ciudades ponen a soportar grandes cargas sobre el ciudadano común. Es inevitable. Calles plagadas de huecos, en los cuales las suspensiones de los vehículos encuentran verdugos cotidianos. Semáforos descompuestos, que crean grandes y letales ruletas rusas en los cruces viales. Cogestiones vehiculares, que prácticamente reducen a la gente a vivir buena parte de sus vidas dentro de un vehiculo. Empleados públicos sempiternamente enfurruñados, desatentos y/o apáticos. Colas larguísimas para diligencias esenciales, que le prueban la paciencia al más estoico. Delincuencia callejera. Espacio público invadido o inexistente. En fin. Sería, pues, una interminable lista.

Sin embargo, el premio gordo de tales agresiones citadinas se lo llevan, de lejos, las grandes obras públicas. Sí, esas, las mismas que los gobernantes de turno anuncian como panaceas a los grandes males de las ciudades y sobre las que se despliegan enormes y abrumadores informes en los medios de comunicación. Sí, esas, que se nos venden como necesidades urgentes e inaplazables para la modernización urbana y el mejoramiento en la calidad de vida de todos los habitantes de la ciudad. Y una vez que se anuncian y se venden, nadie puede pararlas. Toca padecerlas y rogar para que tanta belleza sea verdad y tanto sacrificio tenga, al menos, mediana recompensa.

Ahora el turno le tocó a Cali. Se inició desde hace algunos meses la construcción del llamado Sistema Integrado de Transporte MIO, que es la versión caleña del Trasmilenio (a propósito, ¿cómo hacen para inventarse todos estos terminuchos que, a la vez, lo dicen todo y no dicen nada? Sospecho que detrás de estas grandes obras hay más publicistas que ingenieros). Empezó con el primer tramo, sobre la Carrera Primera, vía nerval que conduce del centro a la salida hacia el norte. Aunque estas primeras obras traumatizaron ese sector, por tratarse de un área comercial e industrial con accesos múltiples desde otras zonas de la ciudad, no se afectó mayormente la circulación vehicular. Sin embargo, muchos de los comerciantes ubicados sobre este sector debieron padecer la disminución de sus ingresos en más del 50% por cerca de seis meses. Muchos de ellos prefirieron cerrar o trasladarse a otros sitios. De nada valieron sus quejas: En el nombre del progreso se acallaron sus voces.

Terminada esa primera etapa, sobre la cual aun subsisten muchas criticas sobre su diseño, arrancó ahora la segunda, que toca la Calle Quinta, vía principalísima que atraviesa la ciudad de norte a sur y viceversa, y la Carrera Quince, vía arteria que recorre a Cali del occidente al oriente, atravesando toda la zona comercial céntrica, a cuyos costados encuentra uno negocios de toda clase (ventas de repuestos, talleres, restaurantes populares, bancos, pequeños centros comerciales y muchas áreas residenciales populares). Y ahí fue Troya. Que enorme despelote es ahora Cali, a solo algunos días de haber empezado las dichosas obras y con casi seis meses de plazo por delante para terminarlas.

No hay quien no se queje. Y no es para menos. El trafico hacia el centro de la ciudad, en donde queda la Alcaldía Municipal, la Gobernación, el Palacio de Justicia, la mayoría de las notarias y casi todas las oficinas de las entidades oficiales importantes, es un pandemonium. Sobre las Calles 13, 14 y aledañas se pueden ver a toda hora lentísimas y bulliciosas filas de buses, taxis y vehículos particulares, que no avanzan a más de 8 o 10 kilómetros por hora y que taponan, no solo el ingreso a esta zona, sino también la salida hacia cualquier otro lugar de la ciudad. Un viaje hacia esos lugares desde el sur, que antes demoraba 15 o 20 minutos, ahora sobrepasa fácilmente la hora. Es como caer a un laberinto sin puerta a la vista, en días especialmente calurosos con más de 35 grados de temperatura promedio.

Por todas partes hay una insufrible polvareda, producto de las calles perforadas y arrasadas, que se suma al calor y a la incomodidad de la espera en el tráfico. Es exasperante. Pero lo que mas desespera es la sensación de que hay una increíble improvisación en la planeación de los desvíos de transito, de los sitios para recoger o dejar pasajeros, de las salidas provisionales para el paso de peatones, etc. En la Calle Quinta, por ejemplo, el día de inicio de las obras nadie tenia idea donde se podía coger un bus y se pudo ver durante todo el día personas deambulando de arriba a abajo, completamente desconcertadas. Las vías de salida y entrada de ambulancias del Hospital Departamental, el mas importante y congestionado de la ciudad, estaban completamente taponadas. Y que decir de los vehículos particulares y taxis que, sin previo aviso y en plena hora pico, fueron desviados por vías secundarias, muchas de ellas estrechas o en pésimas condiciones, que implicaba largos minutos de tránsito hacia el sur de la ciudad.

Los comerciantes de estos sectores, conocedores de la infausta suerte corrida por sus colegas del norte, se preparan para lo peor. En estampida, buscan nuevos locales o acuden a estrategias de ventas que les permita subsistir. Pero va a ser difícil, casi imposible, sobreaguar en este mar de atropellos y desafueros contra el ciudadano que trae consigo, como un huracán administrativo, el inefable MIO. Aunque se ha prometido que las obras no irán más allá de enero del próximo año, aun cumpliéndose esta dudosa promesa, por lo visto y vivido en estos pocos días nadie confía en sobreponerse a la debacle económica que todo esto trae consigo, precisamente en una ciudad dolida por un desempleo que no baja significativamente y por otras lacras económicas.

Sin embargo, esto no debería sorprender a nadie. Siendo la administración del alcalde Polo tan carente de brújula como lo ha sido hasta ahora, no podía esperarse otra cosa que caos y desorden al momento de intervenir sobre vías publicas sobre las que circula mas del 85% de los vehículos de la ciudad y, por ende, del transporte publico. Claro, no faltan los llamados al sacrifico, al entendimiento, a la comprensión del ciudadano. Es el progreso y el bienestar futuro el que ahora nos pide disculpas por las molestias. Y ante esta imbatible argumentación, ¿qué se puede decir o hacer?

Nada, me temo, aparte de someterse a todas estas insalvables molestias del progreso. Y esperar que todo esto valga la pena. Amanecerá y veremos, como dice nuestro imperturbable Alcalde.

23 comentarios:

  1. Seguramente se han cometido muchos errores de planeación. Por más que se planee, siempre los habrán.
    Todavía recuerdo como protestaron con la construcción de la carrera 15 entre 72 y 100, y cómo Bruno Díaz (no confundir con Bruce Wayne, aka Batman) alcanzó a pedir firmas para tumbar al alcalde. No hay forma posible de no afectar a unos pocos por el beneficio de muchos ... lo del sacrificio es cierto, y lo que dice su alcalde (que por lo visto se pelea duro el primer lugar en incompetencia con nuestro alcalde del buso de lana) es cierto: Amanecerá y veremos. Esas criticadas obras (andenes amplios, parqueaderos, transmilenio, ciclorutas, espacio público, parques) transformaron Bogotá, y para bien. Tengan paciencia, y ojalá todo salga bien.

    Aunque lo de veremos no se sabe si lo dice en forma sarcástica, aprovechándose de su especial condición.

    ResponderEliminar
  2. A Patton:
    En realidad la situacion de Bogotá es la que alienta la esperanza de que Cali tenga un revivir del brazo de estas obras. Por eso, solo como catarsis, protestamos y nos dolemos de tanto desorden, el cual supongo es inevitable. Esperemos que de verdad las cosas salgan bien. Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Parece ser entonces que llegare en pleno jaleo...por otro lado la "superficialidad" ancestral de la Cali no la cambia sino la gente no "el look" de la ciudad.

    ResponderEliminar
  4. Ummm la tragedia de las obras en colombia.

    que vaina, pero...toca aguantar un tris por eso que llaman "progreso"

    See ya!

    Kozure

    ResponderEliminar
  5. Como dato, la Autopista Sur en bogotá que sirve como salida además de la única vía de acceso para la cantidad de pobres que viven en el sur, esta vuelta M.I.E.R.D.A

    ResponderEliminar
  6. a La Misma:
    Pues, pa que le digo que no si sí. Oiga, por qué el cambio de seudnimo? Me gustaba mas el otro.

    ResponderEliminar
  7. A Kozure:
    Pues, desde el punto de vista de mucha gente, es una tragedia, porque les toca cerrar sus negocios o someterse a sufrir grandes perdidas. Asi que para lo que algunos es molestia para otros es tagedia. Saludos.

    ResponderEliminar
  8. A Focault:
    Lo dicho: las grandes ciudades agreden a sus habitantes, en especial a los de ruana. Saludos

    ResponderEliminar
  9. de los desvíos lo que menos me extraña es el despelote, igual siempre va a estar el elevado que no tiene ni idea de lo que pasa en la ciudad ni mucho menos la conoce para visualizar en la mente una ruta alterna, a esos hay que pintarles en la calle la ruta a seguir...

    Si se conociera más a la ciudad, dejaran de ver tanto discóvery channel e invirtieran en informarse sobre lo que está pasando no los tomaría tan de sorpresa...

    saludos

    ResponderEliminar
  10. El cambio? ah es que vos sabes que me aburro facil con lo mismo!!!

    ResponderEliminar
  11. Bogotá y Medellín debieron padecer lo mismo. Y aunque en una y otra trataron de tomarse las previsiones necesarias para incomodar lo menos posible a la ciudadanía, los inevitables trancones se produjeron, los comerciantes resultaron afectados y la paciencia de transeúntes y motorizados llegó al límite. Tiempo después, cuando las obras se terminaron, una nueva ciudad surgió. Con más fortuna transmilenio, con menos, el metro de Medellín, han contribuido a solucionar los problemas de tránsito. Cali estaba quedada. Los resultados se verán dentro de algún tiempo, pero serán buenos, Vopa, mejores que los de ahora.

    ResponderEliminar
  12. Bogotá y Medellín debieron padecer lo mismo. Y aunque en una y otra trataron de tomarse las previsiones necesarias para incomodar lo menos posible a la ciudadanía, los inevitables trancones se produjeron, los comerciantes resultaron afectados y la paciencia de transeúntes y motorizados llegó al límite. Tiempo después, cuando las obras se terminaron, una nueva ciudad surgió. Con más fortuna transmilenio, con menos, el metro de Medellín, han contribuido a solucionar los problemas de tránsito. Cali estaba quedada. Los resultados se verán dentro de algún tiempo, pero serán buenos, Vopa, mejores que los de ahora.

    ResponderEliminar
  13. CALI ES UN CAGADERO Y SU ALCALDE ES TAN CIEGO COMO LOS IDIOTAS QUE RECIBEN COMIDITA Y VOTAN POR EL

    ResponderEliminar
  14. A Padrino José:
    De acuerdo con su comentario lo que me sorpredne es la vastisima audiencia que tiene Discvery en Cali, porque la fila de despitados es muy grande. Lo que realmente pasó es que no hubo mayor difusión del plan de desvios, a pesar de los antecedentes que se tenia con lo de la Carrera Primera. Por eso me pareció infame que en pleno lunes laboral, a la gente que bajaba del norte por la 5a. la desviaran por la Carrera 39 hacia el oeste, formandose un trancon de muchas cuadras. Nadie sabia nada sobre ese "plan" de desvios. Insisto, ojala que todo esto valga la pena.

    ResponderEliminar
  15. A La Misma:
    Eso significa que nos vas a cambiar por otro blog proximamente? Pilas con eso.

    ResponderEliminar
  16. A Marsares:
    Pues eso es precisamente el punto. Cómo es posible que se esten presentando estas cosas cuamdo se ha tenido la experiencia de Bogotá y de otras ciudades al respecto para diseñar un buen plan de transito. Esperemos que los buenos augurios se cumplan, porque de verdad el sacrificio del ciudadano es brutal. Saludos.

    ResponderEliminar
  17. A Firibincho:
    Pues a veces, con tantas cosas malucas como las que pasan en Cali uno tiene esa misma impresion. Pero es nuestro cagadero y tenemos el deber y el derecho de protestar por tanta mediocridad de nuestros gobernantes. De verdad daban comida para votar por Polo? Haberlo sabido antes, hubiera almorzado gratis ese dia, aunque sin votar, claro.

    ResponderEliminar
  18. No hombre!!! Por dios! Mas que nada me aburro con "mimisma" ;)

    ResponderEliminar
  19. queja de ayer: de micasa (en el extremo sur) a La Tertulia: DOS HORAS!!!!!!!!
    hubiera llegado primero a Palmira o a Buga incluso a Pto Tejada o Popayan!!!!
    que locura esa obra y es de una aprsimonia el personal que alli labora...que tristeza

    ResponderEliminar
  20. A Gareca:
    Definitivamente el MIO nos neurotiza a todos. Ojala, mi estimado Gareca, que todo esto se justifique, porque si no...

    ResponderEliminar
  21. A mí esa vaina siempre me ha parecido innecesaria para una ciudad tan pequeña. Esas ínfulas de progreso innecesario por lo general dejan todo muy parecido a como estaba. Y a las ciudades innecesariamente endeudadas.

    ResponderEliminar
  22. A Mal Ladrón:
    Bueno, en realidad Cali no es tan pequeña, si se tiene en cuenta que en algunas estadistics aparece incluso con mas habitantes que Medellin, que ya tiene Metro. La necesidad de la obra en si no se discute, lo que contraría es la improvisacion y el desorden en su ejecución, que puede causar mas daños que los beneficios futuros que se esperan del Mio.

    ResponderEliminar
  23. cinco años despues de tu comentario, te toca cerrar el pico pues se ve el cambio en la ciudad sobre todo en el tema ambiental y los niveles de ruido ademas que se ha vuelto a retmar el tema de la cultura ciudadana

    ResponderEliminar