viernes, 11 de mayo de 2012

FELIZ Y TRAGICO DIA DE LA MADRE

Al parecer resulta muy popular y muy latina, que para el caso viene a ser lo mismo, esa tendencia a sublimizar la imagen de la madre, elevandola por cierto inveterado ascensor emocional a la categoría de santa, impoluta e intocable matrona, entronizandola en un altar inmarcesible que muchos llenan con mustios lloriqueos, canciones desgarradas, mil cursilerías y regalos inservibles, por lo menos una vez al año.

Y todo esto no sería mas que parte del pintoresco carácter nuestro, si no fuera porque, por otro lado, el temido Día de la Madre, que a veces se convierte en semana o mes entero, es tal vez la fecha mas fatídica del  calendario de nuestra mortalidad local y nacional. De eso, por ejemplo, daba cuenta hoy el alcalde Rodrigo Guerrero, que saliendo de su mutismo tradicional, alarmaba por radio a la ciudad con su ya repetido discurso de que aquí la gente se mata todos los días y que nada que declaran a Cali en emergencia sanitaria por tanta muerte. O algo así.


Se teme, decía el alcalde, que este fin de semana la matanza continúe por cuenta del amor entrañable a la madre. De allí que pedía, o mejor, rogaba a los caleños, que honraran a las madres, vivas y muertas portandose bien, es decir, sin emborracharse y, por tanto, sin matarse unos a otros, con el fin de que las progenitoras solo lloraran de felicidad o por cuenta de las canciones lacrimosas tradicionales, no por el luto de las muertes y las tragedias con las que generalmente tanto bruto que pulula por allí pretende hacerle su trágico y sangriento homenaje anual.


Qué relación habrá entre el Día de la Madre y la disparada de los indices de violencia, accidentes y muertes de esa fecha? Este puede ser uno de los mas grandes misterios de nuestra época. Pero, cavilando un poco al respecto, podría deducirse que hay en muchos de nosotros un cierto amor enfermizo por un ser que, a la vez que nos arranca los mas tiernos y sentidos sonetos, también parece empujarnos al embrutecimiento alcohólico, al ajuste inmediato de cuentas y rencillas familiares y al desafío armado. 


Siendo así, no se vislumbra solución alguna, así el alcalde o el jefe de policía salgan a los medios a rogar por un Día de la Madre en paz, pues la celebración sangrienta resulta también tradicional y, de alguna forma, hace parte irremediablemente del alma nacional, tan extraña y tan "alegremente oscura", como canta acertadamente un estribillo comercial que suena desde hace años por allí.


De todas formas, ¡Felíz Día de la Madre!