sábado, 26 de enero de 2008

HAMBRE Y SOCIALISMO

Es indudable: El Socialismo del Siglo XXI es la más fecunda y reciente fuente del nuevo humor latinoamericano.

Si lo dudan, échenle un vistazo al video de los deschavetados. Y después, a esta insólita noticia: Nicaragua, uno de los países más pobres y oprimidos del continente, va a bastecer de alimentos a Venezuela, el tercer o cuarto productor de petróleo mundial.

Si no es que porque uno puede ver en vivo y en directo al desaliñado presidente Ortega haciendo cuentas del frijol y las “vaquillas” que le va a vender a Venezuela como compensación por los miles de millones de dólares que esta ultima le regala en petróleo, no se podría creer. Y falta ver a que sabe la “flor de Jamaica”, que tengo entendido es una impotable verdura con la que hacen un jugo espantoso. Lo dicho: Es humor puro.

A ese paso los venezolanos van a tener que hacerse exámenes urgentes de colesterol y triglicéridos y hacer mucho ejercicio para bajar de peso por la avalancha de comida que les va a llegar de Nicaragua. Como algun lector venezolano comentó: “No coman carne, mejor coman cuento y lo bajan con flor de Jamaica”.

Pero como lo que hay verdaderamente detrás de la retorica de Chávez y de su “robolución”, como le dicen al socialismo chavista en Venezuela, es pura pantalla seudorevolucionaria, nos encontramos con la noticia de esta misma fecha según la cual el “Bolívar de Barinas”, dejando de lado su profundo asco por el imperio, le acaba de comprar a Estados Unidos “… arroz de Texas y Arkansas, caraotas (fríjoles) negras de Idaho y aceite de cocina de Tenessee y de Iowa…”. O sea, que a Colombia, donde vive el “lacayo del imperio” no le compra ni m…, pero al imperio sí.

Y supongo que los gringos no le van a vender barato nada de esto y que al final, llevar comida a Venezuela (que tendrá que importar el 70% de sus alimentos este año) por todas las vías distintas a la colombiana, le va a costar un ojo de la cara. Es decir, que en la llamada patria bolivariana están, en efecto, aguantando física hambre mientras el orate que la preside regala su riqueza petrolera por todo el mundo. ¿Será este el socialismo que nos quieren importar a Colombia?

Por eso vienen a la mente las viejas y acidas palabras de Winston Churchill: “El socialismo es la filosofía del fracaso, el credo de la ignorancia, la prédica de la envidia, y su virtud inherente es la distribución igualitaria de la miseria”.

¡Ni que estuviera viviendo en Venezuela!