sábado, 3 de noviembre de 2007

LOS DESCHAVETADOS

No cabe duda: el humor latinoamericano, y el universal, por supuesto, se encuentran en franca renovación de la mano de una nueva pareja cómica que hace su irrupción triunfal desde la hermana y bolivariana republica de Venezuela.

Sí, señoras y señores, mas graciosos y divertidos que El Gordo y El Flaco, que Abott y Costello y que los Tres Chiflados juntos, llegan para nuestro deleite... ¡Hugo y Adan Chavez!, mas conocidos como Los Deschavetados, demostrando que para hacer humor del bueno no se necesita, no señores, ni media neurona, y que la falta de inteligencia es fuente inagotable para la risa.

Este es su primer video promocional (que no el ultimo) y se llama "Cuadrando el Reloj". Disfrutenlo.


KIKO Y LA "CHUSMA"

Esta semana un columnista de El Tiempo escribió algo asi como que la gente no vota por aquellos que amenazan con quitarles sus sueños. Lo cual podria interpretarse como que si a uno le prometen cosas que coinciden con lo que uno anhela, asi sean engaños, pues termina eligiendo al que lo engaña por encima del que le muestra la verdad de las cosas.

No sabría decir si en Cali sucedió algo asi, pero sospecho que detras del triunfo apoteosico de Jorge Ivan Ospina, hay algo de este curioso principio, reprobable pero cierto.

Y no es que Kiko Lloreda haya dicho muchas verdades, sino que, en mi concepto, centró buena parte de su campaña en lo malo de la situación de Cali mas que en lo que podría hacerse para mejorarla. Mientras Ospina mostraba una imagen romántica, con un corazon palpitante y una tierna mirada de redentor, Kiko aparecía como un severo Caton señalador de culpables.

Además, es indudable que en Cali no quieren a Kiko Lloreda. Bueno, no todos, porque algunos votamos por él. Pero en verdad Kiko no es un hombre carismatico y, además, le cuesta desprenderse de esa figura de niño rico que lo hace ver lejano y ajeno a la agobiante realidad de las clases populares que, todos sabemos, son las que ponen los votos defintivos.

Esto es injusto con Kiko, porque probablemente esa imagen no tiene que ver con su talante ni con su innegable preparación y experiencia como para ser alcalde de Cali, pero así son las cosas y, para su desgracia, seguramente este hecho no cambiará.

Otra cosa es la caja de Pandora que podría resultar siendo Ospina. Cierto tinte populista de su campaña y algunas malas compañías hacían recordar a veces las de John Maro y Apolinar Salcedo, y todos ya sabemos en que terminaron tales adefesios politicos. Pero esperamos, y lo digo con franqueza, que resulte siendo un buen alcalde, asi no haga sino la mitad de lo que prometió.

En eso, supongo, consiste la esperanza.

(La caricatura es de nuestro amigo Didier del blog Pasosfirmes)