miércoles, 19 de septiembre de 2007

SU MAJESTAD, EL BLOGGER NACIONAL

Hace ya más de dos años escribimos, algo emberracados, lo admito, este post replicando algunos de los conceptos insultantes que un tal Felipe Restrepo, un desconocido columnista de Semana, escribió sobre los bloggers, es decir, sobre los que escribimos en esta vaina que se llama blog.

No repetiré por física pereza lo que escribió en dicha ocasión el tal Felipito (que ahora escribe insulserías en la revista Gatopardo; suerte loca que tienen algunos), ni lo que dijimos el suscrito y otros bloggers sobre el tema, pero ahí está el post para que se enteren.

Traigo a colación el asunto porque ahora resulta que a todos los medios escritos les ha dado por incluir en sus páginas virtuales un apéndice de blogs, que a mí solo me parecen columnas de opinión del montón más que blogs propiamente dichos.

Buenos, ellos están en su derecho. Lo que sorprende es el actual despliegue con que tratan el acápite de sus blogs, ninguno de los cuales, digo de paso, tengo por costumbre leer, porque me parecen ladrilludos y totalmente ajenos a la naturaleza espontanea y libre con que se inicio y se mantiene el tema blogueril a nivel mundial y, claro, nacional.

El caso es que, mas allá del citado despliegue, ahora resulta que la misma Semana, la misma que nos trataba tan maluco hace un tiempo, va a elegir al Blogger Nacional, asi con mayúscula y todo. Y hay ya como 15 o 16 candidatos en la pasarela.

Leí algunos, pero no pude con más de cinco o seis. Me parecieron sosos, muy del montón, sin nada interesante o novedoso como para aspirar a tan rimbombante titulo. Pero allí están y con seguridad uno de ellos resultará elegido el soberano nacional, el rey de los bloggers, el non plus ultra de la blogósfera nacional.

Lo que me pregunto es que carajos va a hacer el dichoso Blogger Nacional una vez elegido, tal como se elige entre nosotros la Reina del Pandeyuca o de la Panela o de cualquier otra cosa. ¿Desfilará acaso en tanga en favor de los desamparados, asistirá al Palacio de Nariño para almorzar con el alto gobierno, leerá a García Márquez y admirará al Papa y a Sor Teresa de Calcuta? ¿Todas las anteriores?

Quién sabe. Lo que si es seguro es que escribirá en Semana, en el rinconcito que desde ya le tienen reservado para que medre allí el nuevo soberano, el Blogger Nacional, el mismo que pontificará sobre todo y sobre todos, en el entendido que ahora para la citada revista un blogger ya no es el atorrante que escribe baboserías aquí y allá.

¡Loor, larga vida, al Blogger Nacional! Que reine por siempre… pero de lejitos, por favor.