jueves, 19 de enero de 2006

FRENADO EN SECO EL TLC

Llega a mis manos, a través de esta página, la información de que el Tribunal Contencioso Administrativo de Cundinamarca, mediante decisión del 12 de diciembre de 2.005, le ordenó al Gobierno Nacional no firmar el TLC, aduciendo la posible lesión con este tratado de derechos colectivos de los colombianos.

El texto de la sentencia hace un pormenorizado análisis de los criterios esgrimidos por los demandantes, pertenecientes a una ONG denominada RECALCA, que argumentan básicamente que la firma de dicho tratado causaría inmensos perjuicios a la economía nacional, afectando consecuentemente a todos los colombianos, en especial a los más pobres y desprotegidos. Acogiendo estos argumentos el Tribunal determinó, en una medida provisional previa al proceso judicial de Acción Popular propuesto por la ONG, que el Gobierno no podría firmar el TLC por la lesión que conllevaría a sustanciales intereses colectivos, entre los cuales se encuentran aspectos como la agricultura, medidas fitosanitarias, subsidios, medicamentos, propiedad intelectual y conocimientos ancestrales. En otras palabras, se prohíbe negociar sobre las materias más controversiales y álgidas de la negociación con E.E.U.U., puntos estos sobre los que precisamente se enfoca la ultima etapa de la discusión del T.L.C.

Esta decisión es de obligatorio cumplimiento y su eventual desobedecimiento por parte del Gobierno nacional implicaría sanciones penales, administrativas y disciplinarias. Además, tiene vigencia mientras dure la totalidad del trámite judicial de la acción popular dentro de la cual se emitió y debe cumplirse por parte de las autoridades centrales, aunque se interpongan contra ella los recursos de ley, pues dejaría de tener vigencia solo si el mismo Tribunal o el Consejo de Estado la revocan.

Esta crucial noticia ha pasado sin ningún tipo de despliegue informativo en los medios de comunicación, ni ningún pronunciamiento se ha escuchado por parte del Gobierno del presidente Álvaro Uribe. Y no se entiende tal mutismo, si se tiene en cuenta la trascendencia de este fallo judicial, que ha frenado prácticamente la negociación del TLC, por un tiempo que puede decirse es indefinido.

En el texto de la decisión puede verse como el órgano judicial hace énfasis en los eventuales perjuicios que se ocasionarían con el incremento en la importación de productos agrícolas como el trigo, el maíz, el arroz y partes de pollo, entre otros, al igual que la protección de la propiedad intelectual en medicamentos generaría un claro desmedro en el derecho a la salud y encarecería los costos del sistema de protección social de los colombianos.

Las negociaciones del TLC debían haberse reiniciado en el mes de diciembre pasado, pero, probablemente a causa de esta decisión judicial, se encuentran suspendidas. Lo que falta por evaluarse son las consecuencias que conlleva, hacia el futuro de estas negociaciones, esta drástica providencia judicial, la cual ya le ha sido notificada al Gobierno.

(TEXTO COMPLETO DEL FALLO JUDICIAL)