sábado, 3 de junio de 2006

DEL POR QUÉ OSAMA ATACÓ A U.S.A.

Vía el blog de Guille nos llega esta intensa crónica plagada de acción, suspenso y drama (con algunos retoquecitos de ortografia y redacción) sobre las andanzas de Al Qaeda en Colombia antes de su ataque a USA y sobre las razones verdaderas que tuvieron para los atentados del 2.001. Está tomada directamente de archivos ultrasecretos del DAS, aunque, conociendo al DAS, ya no deben ser ni ultra ni secretos.

Se conoció que un grupo de árabes musulmanes fundamentalistas se habían infiltrado en la sociedad colombiana tras haber inmigrado desde Venezuela por Maicao en un camión de contrabando. Dicho grupo tenía todo preparado para secuestrar tres aviones de Avianca y destruir la torre Colpatria, el Ministerio de Defensa y el Palacio de Nariño. Solo faltaba el arribo de dos cabecillas de la organización terrorista Al-Qaeda para cumplir su siniestro propósito.

Tras arduas investigaciones, los detectives del DAS conocieron que los terroristas arribaron al aeropuerto El Dorado de Bogotá en un vuelo procedente de Barranquilla un domingo a las once de la noche, a donde habían llegado desde Maicao.

Al salir de El Dorado, tomaron un taxi y le solicitaron al conductor que los llevara al sitio de encuentro con sus colegas musulmanes. Viéndoles la cara de turistas, el chofer del taxi los llevó hasta el barrio Las Cruces, donde se les subieron cinco tipos armados de cuchillos oxidados y después de robarles todo lo que llevaban los patearon y los dejaron botados en la carretera que va hacia La Calera.

Aporreados y adoloridos, los peligrosos terroristas intentaron caminar hacia Bogota, pero se encontraron con una avanzada de las FARC que merodeaba la zona. Los guerrilleros, al oír su acento extranjero, los secuestraron y los pusieron a caminar por el monte otras tres horas, hasta que se toparon con un comando contraguerrilla del Ejército.

Los terroristas se salvaron de milagro, pero cuando los efectivos del Ejército les vieron la cara, pensaron que eran de las FARC y se los llevaron para interrogarlos. Después de doce horas de intensos interrogatorios, los miembros de inteligencia del Ejército concluyeron que los talibanes eran inofensivos y los dejaron libres.

Sin un peso, los terroristas tuvieron que subirse a cantar y bailar en un bus ejecutivo que abordaron en la Caracas con Séptima, y mientras iban recogiendo plata, el chofer se encarnizó en una pelea del centavo con otro bus y se volcó, dejando gravemente heridos a todos los pasajeros.

A los terroristas se los llevaron de Urgencia para el Hospital San Rafael, pero había huelga de médicos y no había servicio. Luego de tantas peripecias, por fin lograron conseguir dinero y encontrarse con el resto de musulmanes para ejecutar el plan.

Compraron los pasajes en una pequeña agencia de viajes para un vuelo Bogota Medellín en Avianca, y compraron un Renault 12 anaranjado (como el de Pablo Escobar) que pudiera pasar desapercibido en el parqueadero del aeropuerto. Luego cogieron la Avenida 26, pero se tuvieron que desviar en la Universidad Nacional porque había graves desordenes estudiantiles en el sector de la Universidad Nacional, con incendio de buses y protestas con piedra; uno de los terroristas resulto herido con una papa explosiva.

Más adelante se encontraron con la vía cerrada a la altura del CAN porque había una marcha de trabajadores públicos del Seguro Social pidiendo aumento de salario, menos horas laborables, aumento de vacaciones, prestaciones y beneficios extra-laborales.

Llegando al aeropuerto, no vieron un hueco enorme que les rompió el eje y la chumacera al carro. Como tenían miedo de coger bus y terror de parar un taxi por todo lo que les había pasado, decidieron caminar el trecho que les quedaba.

Finalmente llegaron al aeropuerto, pero en el counter les dijeron que sus pasajes eran falsos y que la agencia de viajes donde los habían comprado era pirata por lo que tuvieron que comprar otros pasajes, cuatro veces más caros. Después, les informaron que estaban de buenas porque el vuelo estaba retrasado diez horas, pues había operación tortuga. Mas tarde uno de los terroristas desapareció misteriosamente después de ir al baño. El DAS sospecha que le dieron escopolamina.

El otro terrorista se gasto los dólares que le quedaban en cambiar el tiquete por otro de regreso, y junto con un tal Osama, decidieron que era menos peligroso atacar a Nueva York y a Washington que hacer un atentado terrorista en Colombia.

4 comentarios:

  1. Vopa,

    Pues la verdad es que no me extrañaría ni un poquito que algo así pase en colombia, ¿ya leiste lo de "Los Libros Más Caros de Colombia" en el blog de Victor Solano?, pues si pasa eso, entonces puede pasar cualquier cosa en locombia.

    La realidad colombiana puede ser más compleja que la de cualquier país de este planeta, incluidos los del oriente medio.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Vea pues, tanto bándalo suelto y uno saliendo a la calle muy tranquilo.

    Saludos!!!

    ResponderEliminar
  3. jejeje, yo ya había leido esto como SPAM hace como 3 años, pero es muy divertido recordarlo.

    ResponderEliminar
  4. Tengo noticias de ultima hora. el terrorista desaparecido fue victima de un paseo millonario, despues de andar por las calles pelado, pidiendo limosna y chupando pegante, fue herido de bala por un grupo de limpieza social, ahora se recupera de los 20 balazos que le pegaron y despues de conocer un pastor cristiano en el hospital se convirtio a esta religion...

    ResponderEliminar