sábado, 20 de agosto de 2005

EL CASO DEL BURRO ASESINO



La historia es la siguiente, tal como consta en el documento publico, debidamente certificado, que precede estas líneas:

En la población de Almaden (España) el día 5 de diciembre de 1.993, a eso de las 10 a.m., por la carretera que pasa por la finca del querellante acertó a pasar un burro, de propiedad de uno de sus vecinos, el cual, viendo una burra que le pertenecía a aquel y que, al parecer, se encontraba en celo, saltó el alambre de la cerca y se metió al terreno, intentando copular con la burra y, “debido a las grandes dimensiones del aparato que le identifica como burro macho”, al realizar el acto, le produjo a la burra un derrame interior, y se desangró, muriendo como consecuencia de tal acto. La burra tenía un valor de 40.000 pesetas, aproximadamente. Preguntado el denunciante si tenía algo que denunciar, este afirmó que el acto fue sin su consentimiento y que responsabiliza al dueño del burro por tenerlo abandonado, por lo cual este debe sufragarle los gastos de la retirada y el enterramiento de la burra muerta. Hasta aquí el caso.

Aunque no pudimos averiguar nada más sobre el desenlace de tan singular asunto decidimos hacer el ejercicio imaginativo de cómo se habría realizado la investigación en nuestro país, en el caso de que se viese producido el burricidio en estas tierras. Pensamos que el asunto hubiese sido, mas o menos, así:

"El suscrito funcionario investigador, adscrito a la Fiscalía General de la Nación, en uso de sus atribuciones constitucionales y legales, decide avocar el conocimiento del presente ilícito y abrir la correspondiente investigación, para lo cual se adoptan las siguientes decisiones:

1. Se ordena la inmediata captura del burro causante del fallecimiento de la burra de propiedad del denunciante, con el fin de que sea puesto a disposición de este despacho, para lo cual se oficiara a los organismos de seguridad del Estado para que emprendan el operativo necesario a fin de obtener dicha captura.

2. Una vez efectuada la captura del burro en mención se ordena el decomiso del arma burricida, razón por la cual se conminará a los mismos investigadores que tengan a su cargo el operativo de captura del burro para que se sirvan practicar dicho decomiso, procurando por todos los medios a su alcance establecer las características, medidas, estado de funcionamiento y demás aspectos del arma homicida.

3. Se ordena oficiar a todos los organismos de seguridad del Estado para que certifiquen si el arma asesina se encuentra registrada y si se halla amparada con salvoconducto para su uso legitimo, solicitándoles se sirvan detallar, en caso positivo, el calibre, las marcas identificatorias y demás aspectos de dicha arma. Si es posible, incluir fotografía o dibujo a mano de este elemento.

4. Se ordena oficiar a todos los organismos correspondientes a fin de que certifiquen si el burro implicado presenta antecedentes o anotaciones anteriores por cuenta de acciones similares, para lo cual se incluirá fotografía del animal y del arma burricida, a fin de que, si es posible, las victimas de esos actos anteriores lo identifiquen plenamente.

5. Como quiera que la burra fallecida fue enterrada por su dueño ordénese la exhumación del cadáver a fin de practicársele necropsia medico legal y examen de burrística para determinar la causa de su muerte y las características, calibre, medidas y demás aspectos relevantes del arma causante de la muerte.

6. Ofíciese a la Registraduría para que produzca la baja de la cedula de la burra fallecida y envíe identificación del burro sindicado.

7. Líbrense los oficios correspondientes.

El Fiscal"


“Señor:
FISCAL SECCIONAL
Su Despacho

Ref.: Caso del burro asesino

En relación con el asunto de la referencia y en cumplimiento de lo ordenado en su respectivo oficio, los abajo suscritos investigadores adscritos al C.T.I. de la Fiscalía, nos permitimos rendir el siguiente informe:

1. En cumplimiento de la misión encomendada nos dirigimos al lugar de los hechos con el fin de averiguar sobre el paradero del burro que aparece como sindicado en este sumario.

2. Una vez localizado el lugar, por informes anónimos de la ciudadanía, pudimos detectar e identificar al burro en mención, el cual se encontraba pastando junto a otros de su especie en lugar cercano al del burricidio.

3. Ante la actitud sospechosa del burro los suscritos investigadores decidimos sorprenderlo para obtener su captura, pero al acercarnos pudimos observar que el sindicado no solo portaba consigo el arma asesina sino que la esgrimía en forma peligrosa, por lo cual, temiendo por nuestra integridad física, y hasta por nuestras vidas, decidimos alejarnos para esperar que el burro sindicado depusiera dicha arma.

4. Después de varias horas, aprovechando un descuido del sospechoso, pudimos sorprenderlo y capturarlo, razón por la cual nos permitimos informarle que el burro de marras se encuentra a su disposición en las instalaciones de estas dependencias.

5. En cuanto al examen del arma burricida, dada la gran dimensión de esta tarea, nos hemos permitido oficiar al Departamento de Burristica del C.T.I para que se sirvan designar peritos idóneos y conocedores del tema para llevarla a cabo.

Atentamente,

Los Investigadores.”


“Señor:
FISCAL SECCIONAL
Su Despacho

Ref.: Caso del burro asesino

En relación con el asunto en referencia y de acuerdo al oficio que nos fue remitido por el C.T.I de esta ciudad para rendir informe pericial sobre el arma asesina nos permitimos manifestarle lo siguiente:

1. En razón al calibre y las dimensiones del arma en mención fue muy difícil encontrar peritos que se hicieran cargo del asunto, por lo cual debió acudirse a dos expertos en mísiles, los cuales aceptaron la misión.

2. Una vez puesto el burro y el arma asesina a nuestra deposición los expertos intentaron acercarse al sospechoso para el examen de la susodicha arma, pero esta era esgrimida amenazadoramente por el sindicado, impidiendo la realización de dicha diligencia.

3. Después de varios intentos se logró que uno de los expertos se acercara al objetivo, pero al momento en que se disponía a examinar el aparato en mención este sorpresivamente se activó por la manipulación involuntaria del perito, razón por la cual el funcionario fue agredido sexualmente por el sospechoso, causándole gravísimas heridas internas que lo tienen al borde la muerte en el Hospital Departamental de esta ciudad.

4. En razón de lo anterior lamentamos informarle que ninguno de los funcionarios adscritos a esta dependencia, acepta la misión encomendada por su despacho, amenazando todos con renunciar irrevocablemente, incluso los suscritos, si se nos ordena nuevamente llevar a cabo tan peligrosa misión.

5. Anexo a este escrito me permito remitir a Usted el burro y el arma homicida para lo de su cargo.

Atentamente,

Los peritos.”


“El suscrito Fiscal, en ejercicio de las atribuciones constitucionales y legales correspondientes, y de conformidad con los informes que anteceden, decreta urgentemente, lo siguiente:

1. Declarar inocente de todos los cargos al burro que fue capturado durante el curso de esta investigación, al no poderse comprobar de forma técnica y científica que el arma que portaba fuera la misma que ocasionara la muerte a la burra fallecida el día 13 de los corrientes.

2. Ordenar la inmediata libertad del sospechoso, el cual será liberado en un lugar lo mas alejado de la ciudad y de este despacho, con el fin de preservar la integridad y el pudor sexual de este Fiscal y de los demás funcionarios de esta oficina ante el inminente peligro que corren por cuenta de tan peligroso animal.

3. Notifíquese y cúmplase.

El Fiscal.”