sábado, 18 de junio de 2005

POR FAVOR, NO MAS FOTOGRAFIAS!!!

La moda esta de los celulares con cámara fotografica francamente nos tiene jodidos. No existe prácticamente ningún lugar público, sempúblico y hasta privado en donde no se encuentre uno de estos lamentables personajes con celu-cámara, dispuesto a disparar el dichoso aparatico a diestra y siniestra.
Si estás en un restaurante, y para colmo, con quien no debes estar, no puedes ni tragarte la comida que ordenaste cuando miras que en una mesa cercana descansa, amenazante, unos de estos pinches celulares. O, que tal cuando entras a un motel, por ejemplo, a entregar una carta o a pedir prestado el telefono, y atina a pasar alguien que te conoce o conoce tu carro y, para desgracia mayor, carga una camara movil, con lo cual se asegura un futuro chantaje. O, que decir, cuando, por descuido, ese tercer y critico botón de tu blusa no se encuentra en su lugar y el fisgón con cámara te fotografía inadvertidamente en tan comprometedora pose.
Los ejemplos serian infinitos. No deja uno de extremecerse pensando que fotografias inéditas y no autorizadas con nuestra imágen, generalmente en nuestro peor momento, circulen por alli, incluso en el mismo ciberespacio, siendo objeto de burlas, desprecios y sorpresas de nuestros semejantes.
Pero, qué hacer? La primera idea que nos viene a la cabeza sería coger a cogotazos a cuanto personaje desocupado cargue con uno de estos aparatos, pero soy un pacifista convencido y las soluciones violentas definitivamente no me gustan. También podría promoverse una marcha pública pidiendo a nuestros congresistas la expedicion de una ley que prohiba estos bichos, pero conociéndo a los politicos, lo mas seguro es que perdamos miserablemente el tiempo, además de que probablemente seremos fotografiados por la Policia con celu-camaras para el archivo judicial.
Lo unico que he podido hacer al respecto es no volver ni a restaurantes, ni pasar por moteles, ni ir a ningún lugar critico en donde generalmente pululan estos paparazzi criollos. Ah, y además, andar siempre acompañado de mi abnegada esposa, con la seguridad de que ante tan ejemplar escena nadie se molestará en disparar uno de esos molestos aparatos

5 comentarios:

  1. El mundo es un panóptico y cada vez es más difícil estar en un lugar en donde no deba uno esconderse del registro. En todo caso, no me aprece grave cuando se hace por parte de desocupados o meros vouyeristas. El problema es cuando estas fotos son tomadas o por entes oficiales o por delincuentes. No se sabe cuál de estas dos opciones es peor...

    ResponderEliminar
  2. Interesante, entiendo parte del problema aunque no recuerdo haber vivido por una situación similar personalmente.

    En todo caso, la definición de privacidad es demasiado flexible y volátil en éstos días, lo que permite que en ciertas circunstancias dichas conductas sean condenadas pero, en otras, suelen ser más bien ignoradas o inclusive vistas como aceptables.

    ResponderEliminar
  3. uno se puede poner bastante paranoico con esos bichitos, la solución es, digo yo, perder la moral y la verguenza, si uno se pone a perseguirlos seguiran con su cuentico. si uno no les para dejaran de hacerlo.

    dificil si, pero molesto para ellos

    ResponderEliminar
  4. De acuerdo, pero no se va a detener solo porque alguien no este de acuerdo. La libertad siempre ha sido limitada, habría entonces que extralimitar la moral o definitivamente aniquilarla.

    ResponderEliminar
  5. No estoy muy deacuerdo con la idea de que el mundo sea un panoptico pues quien mira no es solo un individuo pero si hay cierto malestar en tanto que lo privado es cada vez mas reducido casi a un espacio utopico en la mente de cada individuo, pero ni alli hay tal, pues andamos desesperados abriendo blogs para "contar" nuestros mas intimos pensamientos...es entonces la vida privada un mito del pasado y una ilusion inalcanzable?

    ResponderEliminar