jueves, 9 de junio de 2005

DESDE CALI (5)

Como si se necesitara confirmar lo dicho en nuestro anterior escrito acabamos de recibir tres noticias muy dicientes sobre lo que pasa en esta ciudad:
Primero, que el pasado domingo mataron a dos hombres en una camioneta blindada usando fusiles de alta potencia, sin saberse de autores ni móviles; segundo, que el sábado anterior mataron a un abogado a escasas dos cuadras del Palacio de Justicia, sin saberse de autores ni móviles; y tercero, que un renombrado cientifico americano que vino de pasada a nuestra ciudad resultó asesinado para robarle el dinero que acaba de sacar de un cajero automatico, sin saberse de autores. Todo esto en un solo fin de semana.
Es un carrusel de la muerte. Existe una degeneracion muy clara en el ambiente social, que ni es ambiente ni es social. La impresion que tenemos todos es que vivimos en una ciudad insufrible, en donde lo peor de todo es la sensacion cotidiana de estar a merced de los violentos y los rufianes. La autoridad es solo un concepto anacrónico, cada dia mas desdibujado, pues ni se le teme ni se le respeta.
Si un hombre "honorable" como el personaje que mencionamos en otro de nuestros post (3) siente la inclinacion de recurrir a metodos mafiosos para cobrar sus "deudas", que puede esperarse de quienes, sin ser tan honorables, se han levantado en las tortuosas calles de nuestros barrios pobres, sin educacion, sin familia, sin aspiraciones, respirando cotidianamente el olor a violencia y a dinero facil.
Diriamos, sin exagerar, que es Cali una ciudad sin esperanza y sin brujula, en la cual solo de Dios podemos esperar ayuda...

No hay comentarios.:

Publicar un comentario