lunes, 30 de mayo de 2005

DESDE CALI (2)

Pero, realmente cómo se llegó a esta situacion?
No es un secreto que en Cali, desde finales de los 70 y comienzos de los 80 se dio el nacimiento de una nueva clase de orgnización delictiva en torno, al comienzo, de la marihuana, y despues, de la cocaina, reflejo fiel de lo que pasaba en casi todo el paìs. Colombia fue (es) lugar de paso de la droga exportada por Bolivia y Perú, especializándose las nacientes mafias en el tranporte hacia los Estados Unidos, en donde florecia el consumo desmedido de sustancias sicotrópicas bajo el influjo del hippismo y de la sicodelia de esos años.
En Cali se forjaron grandes familias mafiosas que, conservando un bajo perfil, se enriquecieron de una manera nunca antes vista. Antiguos ladrones, secuestradores, raterillos, contrabandistas y otras especies similares dejaron sus iniciales actividades ilicitas y se enrolaron en la bonanza de la coca. Muchos de ellos, amparados por la corrupción de la policia local y la de los mismos Estados Unidos, viajaban como Pedro por su casa a Miami, Nueva York. etc., trayendo consigo millones de dolares y nuevos parámetros de riqueza: mansiones deslumbrantes, el gusto por carros lujosos, mujeres voluptuosas, ropa fina y muebles importados. Al igual se dio el sello que mas los distinguía: la bisuteria de oro y joyas por doquier, tanto en hombres como en mujeres.
Toda esta parfernalia creo nuevos hitos sociales. La generacion caleña de esa epoca, y todas las subsiguientes, deslumbradas por toda esa riqueza, ostentada impudicamente, decidieron adoptar como propia esa forma de vida, abandonando definitivamente los antiguos valores de prosperidad a través de la educacion y del trabajo honesto, que ahora parecian cosa de viejos y fracasados.
Cali, como otras ciudades del país, se inundó, de la noche a la mañana, de narcotoyotas, hombres armados y peligrosos, discotecas lujosas donde se exhibian mujeres moldeadas a punta de cirugia plastica y, sobre todo, de dinero, mucho dinero, salido de fuentes tan dudosas como abundantes. Eran vox populi las legendarias riquezas y andanzas de los Rodriguez, los Santacruz, los Pacho Herrera y otros nombres que fueron ascendiendo en poder y riqueza a medida que avanzaban los años...

No hay comentarios.:

Publicar un comentario